viernes, 21 de julio de 2017

Gazpacho

En verano no salgo mucho del combo ensalada-sopa fría, y de éstas mi favorita es sin duda el gazpacho. Además en casa tenemos la suerte de comer unos tomates riquísimos del huerto de los abuelos y normalmente tenemos un montón así que no es raro que comamos gazpacho y cenemos ensalada de tomate :)
Os dejo mi receta de gazpacho, a ver si os gusta. Con el gazpacho pasa como con las croquetas, la paella o la tortilla de patatas, que levanta pasiones y a cada uno le gusta de una manera. Esta es solo la forma en la que yo lo hago, así que dime si tú le añades o le quitas algo. 

Ingredientes para 2 personas: 
- 6 tomates
- 1 pimiento verde italiano
- 1 pepino
- 1 diente de ajo
- 1 trozo de pan blanco duro
- un vaso de agua
- sal al gusto
- aceite de oliva
- vinagre de vino blanco
- 2 huevos cocidos como guarnición

Elaboración: 
1.- Lo primero es cocer los huevos. A mí me encanta ponerlos de guarnición por encima del gazpacho a la hora de comer. 10 minutos al fuego y luego pásalos por agua fría para cortar la cocción. Además si no quieres ponerle pan al gazpacho puedes utilizar las yemas cocidas para espesarlo.

2.- Lava los tomates y el pimiento. Córtalos en trozos y mételos en la batidora junto con el vaso de agua, el pan, el pepino y el diente de ajo. Bate hasta que hayan desaparecido los trozos grandes.

3.- Ahora ve incorporando el aceite de oliva poco a poco al tiempo que sigues batiendo el gazpacho. No te pongo cantidad de aceite de oliva porque hay que ajustar al gusto pero yo le suelo poner 1/4 de vaso de aceite para estas cantidades. Ve batiendo poco a poco hasta que tengas la consistencia que te guste. Añade la sal que desees y prueba. Si está muy espeso, añádele un poco más de agua.

Yo le añado el vinagre cuando lo sirvo porque muchas veces hago el gazpacho por la mañana y luego lo comemos por la noche. Además a cada uno le gusta con un punto de vinagre.

4.- Yo no paso el gazpacho por el chino porque me gusta con esta textura más rústica pero si quieres hacer una sopa fría más fina, pásalo por el chino antes de servir. 

Sírvelo bien fresquito y con el huevo picado por encima. 


Tiempo de elaboración: unos 20 minutos

jueves, 13 de julio de 2017

Ensalada de garbanzos

Esta ensalada de garbanzos es maravillosa. Con muy poca imaginación y muy poquito trabajo las legumbres nos dan unas ensaladas grandiosas. Para mí tienen solo 2 claves, además de usar unos buenos productos, claro: hacer un plato muy colorido y utilizar hiervas y especias. Con esto os va a salir un plato redondo, asegurado.

Además una cosa buenísima de estas ensaladas es que son ideales para llevar el tupper a la ofi o, en modo veraniego, para llevar a la playa o de excursión. Y si te las vas a comer en casa pero quieres bajarte toda la mañana a la pisci y luego comer bien, puedes preparar todos los ingredientes y a la hora de comer será simplemente mezclar y aliñar. Si me seguís por Instagram ya sabéis que e encanta tener tuppers en el frigo que me permitan hacer comidas saludables en un periquete. Por ejemplo, siempre suelo tener patatas hechas al vapor que luego bastará con pasar por la sartén o darle un poco de grill a la hora de la comida. También tiro mucho de verduras y hortalizas asadas que aguantan un par de días en el frigorífico en perfectas condiciones. Y en la despensa nunca me faltan unos botes de legumbres listas para usar en cualquier receta.

Para el plato de hoy he utilizado berros pero podéis cambiarlos por rúcula, por ejemplo.

Ingredientes para 2 personas: 
- un bote grande garbanzos cocidos 
- 1 calabacín grande
- 2 patatas pequeñas
- unas 10-12 setas shiitake 
- un buen puñado de berros
- tomillo fresco
- aceite de oliva
- sal al gusto
- mostaza de Dijon
- ajo en polvo
- cebolla en polvo

Elaboración: 
1.- Escurre los garbanzos, lávalos con agua fría y mézclalos en un bol con el tomillo. 
2.- Limpia bien el calabacín, pártelo en gajos grandes alargados y hazlos en una sartén con una cucharada de aceite de oliva a fuego alegre.
3.- Las patatas puedes cocerlas o hacerlas al vapor. Yo las cuezo enteras, con piel durante unos 25 minutos (depende del tamaño). Cuando estén blandas, córtalas en gajos y añádelas a la sartén donde has cocinado los calabacines y saltéalas con una cucharadita de aceite. El objetivo es que queden doraditas y algo crujientes por fuera así que hazlas a fuego fuerte. 
4.- Corta las setas en trozos grandes y saltéalas en la misma sartén. 
5.- Mezcla todos los ingredientes en el bol donde ya estaban los garbanzos. 
6.- En una taza mezcla un par de cucharadas de aceite, ajo, sal y cebolla en polvo al gusto, 1 cucharadita de café de mostaza y emulsiona. Échala por encima a la ensalada, remueve con cuidado de que no se rompan las patatas ni el calabacín y sirve. 


Tiempo de elaboración: si los garbanzos están cocidos, unos 40 minutos.

viernes, 7 de julio de 2017

Pastel de coliflor

Este verano nos está dando muchas treguas así que no le damos vacaciones la horno. Este pastel de coliflor lo saqué del libro "Exuberancia" de Yotam Ottolengui que es una auténtica joya. El libro en sí es una preciosidad con unas fotografías maravillosas. Vamos, que merece la pena tenerlo aunque no te guste cocinar. Pero además, desde el punto de vista culinario es una maravilla: miles de recetas vegetarianas clasificadas por la técnica de cocinado, fenomenalmente bien explicadas y con ingredientes muy accesibles. Así que ya sabéis, si queréis daros un capricho, merece mucho la pena.
Pues me puse a hacer el pastel y me faltaban la mitad de cosas, hasta el molde redondo de las quiches, que como estaba en plena mudanza ya lo había guardado. Pero apañé un pastel más que decente con lo que tenía por casa. A ver qué os parece. 
He usado un molde que compré en El amasadero y que me vale para todo porque se desmolda sin quemarte. Otra joya en la que invertir. 

Ingredientes para un pastel:
- 1/2 coliflor pequeña
- 1/2 cebolla morada
- 4 huevos
- 1 mozzarella
- sal al gusto
- 1 cucharada sopera de aceite
- 1 masa para quiches

Elaboración: 
1.- Precalienta el horno a 180 ºC.
2.- Lava la coliflor, córtala en trozos pequeños y ponla a hervir durante unos 15 minutos. Tiene que quedar lo suficientemente blanda como para pocharla con el tenedor. Cuando esté lista, escúrrela y cháfala. resérvala.
3.- Extiende la masa para quiches en el molde. Si no te fías de tu molde es mejor que frotes las paredes y el suelo con un poco de mantequilla. Pincha la masa con un tenedor, pon encima un papel de hornear y echa por encima garbanzos. Hay piedras específicas para este paso pero yo uso garbanzos. Echa los garbanzos encima de tal manera que cubras toda la superficie de la masa. 
Métela en el horno a 180 ºC unos 10 minutos.
4.- Corta la cebolla y póchala con una cucharada de aceite. Cuando la cebolla esté lista reserva algunos aros y echa en la sartén la coliflor chafada. Remueve y deja que coja el sabor de la cebolla y el aceite durante un par de minutos. Escurre y reserva.
5.- Bate los 4 huevos en un bol grande, incorpora la coliflor y la cebolla y la bola de mozzarella picadita. Sala al gusto. 
6.- Echa la mezcla anterior sobre la masa de quiche previamente horneada. Decora con los aros de cebolla que has reservado y mete el pastel al horno a 180 ºC durante unos 35-40 minutos aproximadamente. Controla tu horno para que no se queme el pastel. una manera de comprobarlo es clavarle un cuchillo. Si sale limpio, está listo el pastel. si no, hay que darle unos minutos más de horneado. Si ves que el interior aún está húmedo pero se está quemando la superficie, ponle un papel de aluminio cubriéndolo y deja que se siga horneando. 


Tiempo de elaboración: 1 1/4 aprox (40 minutos de horneado y el resto de preparación)

jueves, 29 de junio de 2017

Granola casera

Aprovechando que las temperaturas nos dan un respiro vamos a encender el horno para hacer una granola casera. Hace un par de años ni me habría planeado hacerla en casa con la de granolas tan distintas que te encuentras en el supermercado, la verdad. Pero a partir de que mi hijo mayor empezara a comer empecé a leer las etiquetas y a alucinar con la cantidad de azúcares que llevan los cereales de desayuno. Aún no he encontrado ninguna marca que esté por debajo del 15% del contenido en azúcar. No sé si vosotros conocéis alguna medio aceptable, aunque sea para unas prisas...
Yo te propongo esta mezcla pero ve encontrando la tuya poniendo o quitando una cucharada de los frutos secos, semillas y frutas deshidratadas que tengas en casa. Esta vez no tenía pistachos, por ejemplo, pero suelo ponerle casi siempre porque es uno de mis frutos secos favoritos.

Mi receta lleva muy poco endulzante -en este caso, miel- así que si tu paladar es más dulce te recomiendo añadir un par de cucharadas más. Y en lugar de miel puedes endulzar con sirope, eso a tu gusto. 
He usado aceite de coco porque me encanta su sabor y coincide que esta vez tenía en casa pero otras veces la he hecho con aceite de oliva virgen extra y me ha quedado buenísima también.
Le he puesto pasas pero puedes sustituirlas por dátiles, orejones o por arándanos deshidratados, por ejemplo. También puedes ponerle frutas deshidratadas más secas como coco, mango,...lo que más te guste. Pero añádeselas los últimos 5 minutos de horno porque si no se te van a chamuscar. 
He usado copos de centeno y cebada además de los de avena. Si no los encuentras no hay problema, ponle solo de avena e igualmente te va a quedar una granola espectacular.
Experimenta, ya te digo. Si, como verás al leer la receta, esto es poco matemático. 

Ingredientes: 
- 1 taza de copos de avena
- 1/2 taza de copos de cebada
- 1/2 taza de copos de centeno 
- 2 puñados de nueces (ya te he dicho que esto es poco matemático ;) tengo la mano grande, si te sirve de guía)
- 2 puñados de avellanas
- 1 puñado de anacardos 
- 2 cucharadas de café de sésamo dorado
- 2 c/c de sésamo negro
- 1 c/c de semillas de girasol 
- 1 c/c de semillas de calabaza
- 2 puñados de pasas
- 1 c/c de canela molida
- 2 cucharadas soperas de aceite de coco
- 3 c/s de miel (+2 si tu paladar es dulzón)

Elaboración:
1.- Pon a calentar el horno a 160º
2.- Mezcla todos los ingredientes secos en un bol y remueve.
3.- Si en tu cocina hace frío mezcla en un cazo la miel, la canela y el aceite hasta que resulte una mezcla algo diluida. Si tu cocina es una sucursal del infierno, como la mía en estos días, directamente mezcla estos 3 ingredientes en una taza y añádelos al bol. Mézclalo todo bien. 
4.- Pon un papel de horno sobre la bandeja y echa la mezcla extendiéndola bien para que quede una placa del mismo grosor. Métela en el horno 10 minutos a 160º. 
5.- Saca la bandeja y remueve la mezcla con un tenedor. Vuelve a meter la bandeja otros 10 minutos a la misma temperatura. 
6.- Saca la bandeja de nuevo, remueve con el tenedor y añade las frutas -en este caso las pasas-. Mete la bandeja 5 minutos más. En total la granola habrá estado 25 minutos horneándose.
7.- Saca la bandeja y deja que se enfríe. En este momento será cuando se quede durita. 
8.- Cuando esté fría ve rompiéndola y guárdala en un bote cerrado. Te aguanta bien en la despensa hasta 10 días más o menos. Aunque no creo que te dure tanto porque está buenísim. Con leche, con yogur, con queso tipo quark o requsón, con fruta,...



Tiempo de elaboración: unos 35 minutos (25 son de horno)







jueves, 22 de junio de 2017

Ensalada de judías verdes, guisantes y edamame

En realidad esta receta puedes tomarla en caliente como una menestra pero con estos calores mejor esta versión en frío. A mí la verdura me gusta crujiente pero si a ti no te va así simplemente alarga los tiempos de cocción.
Es importante que cuando saques los distintos ingredientes de la olla los ases por agua fría para que se corte la cocción y conserven ese color tan verde.

Ingredientes para 2 personas: 
- 2 puñados grandes de judías verdes
- 2 puñados grandes de edamame congelado
- 2 puñados de guisantes desgranados
- 2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra
- 1 chile seco
- 1 chorrito de zumo de lima (o limón en su defecto) 
- sal
- opcional: unas semillas para echar por encima para darle un punto crujiente al plato

Elaboración: 
1.- Preparar las judías verdes quitándole los hilos laterales, las puntas y cortándolas en tiras finas. Si son redondas no hace falta que las cortes. Cuécelas en abundante agua con sal durante unos 4-5 minutos, no más. Cuando las saques pásalas por agua fría inmediatamente para cortar el punto de cocción. 
Cuece el edamame junto con las judías. Reserva.

2.- Cuece los guisantes. El tiempo dependerá de si son congelados o frescos. También puedes usarlos de bote. Yo los tenía frescos así que los desgrané y los cocí 4 minutos porque eran muy blanditos. Al igual que con las judías y el edamame, cuando los saques de la olla pásalos rápidamente por agua fría y reserva. 

3.- En un bol mezcla las judías, los guisantes y el edamame. 

4.- En un bol pequeño mezcla el aceite, el zumo de limón, el chile picado y la sal. Bate con un tenedor o removiendo con la mano si tiene tapa, para que emulsione, y echa por encima. Remueve y sirve.


Tiempo de elaboración: 20 minutos


jueves, 15 de junio de 2017

Ensalada de lentejas

Las legumbres no son incompatibles con los calores del verano porque podemos hacer mil tipos de ensaladas con ellas y las hortalizas de temporada. Esta ensalada es muy nutritiva por las lentejas y además es muy bonita, que también se come por los ojos ;)

Ingredientes para 2 personas:
- unos 200 gr de lentejas pardinas (peso en seco)
-  un manojo de unos 10-12 espárragos
- 1 calabacín
- unos brotes de rabanitos (opcional)
- un puñado de tomillo fresco
- sal
- 1 cucharada sopera de mostaza de Dijon
- 3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra

Elaboración:
1.- Cuece las lentejas. Ya sabes, en agua fría y sin necesidad de remojo previo. Puedes usarlas de bote y ahorras tiempo. Resérvalas.

2.- Lava el tomillo. Seca y reserva.

3.- Lava y seca bien el calabacín y los espárragos. Corta el calabacín en lonchas muy finas sin pelarlo. Los espárragos puedes cortarlos en láminas o dejarlos tal cual, lo que más te guste. Yo los he cortado para que sean más fáciles de comer.

4.- En una sartén pon 1 cucharada de aceite y pasa las láminas de espárragos y calabacín a fuego medio durante unos minutos. A tu gusto, pero lo ideal es que la verdura quede al dente para que cruja al comerte la ensalada, además de que así la verdura está más sabrosa. Con unos 4 minutos será más que suficiente.

5.- Mientras se cocina la verdura pon en la ensaladera las lentejas escurridas y el tomillo. Remueve para que se vayan mezclando los sabores. Añade la verdura cuando se haya cocinado, y los brotes de rábano.

6.- Para la vinagreta pon en un bol 2 cucharadas de aceite, 1 cucharada de mostaza y sal al gusto. Bate con un tenedor y echa por encima de la ensalada. Mezcla y sirve.


Tiempo: si tienes las lentejas cocidas en 15 minutos tienes la ensalada en la mesa.

jueves, 8 de junio de 2017

Puding de chía y cacao

A mí el dulce me vuelve loca, la verdad, y tengo que controlarme para no atracar una pastelería tarde sí y tarde también. Así que cuando empecé a hacer estos pudings vi el cielo abierto porque me quitan el deseo de comerme una palmera enorme de chocolate y me evito el meterme para el cuerpo una buena ración de azúcar, mantequilla y chocolate. 
Y encima son preciosos y te permiten ponerte cuqui-creativo en la cocina y acompañarlos de las frutas que más te apetezcan o de semillas, frutas secos, crema de cacahuete, yogur,... Incluso puedes ponerles unos arándanos o frambuesas congeladas, por ejemplo y ya es una merienda perfecta para un día de calor. 
Lo único malo de este puding es que tienes que preverlo con un par de horitas al menos de antelación para que la chía suelte su gelatina. Yo lo que suelo hacer es prepararlo el viernes por la noche y así tengo para el sábado, que es el día que más me cuesta contenerme para no pedirme 3 brownies al tiempo que compro el pan.

Las cantidades son orientativas porque no es lo mismo ponerlos de postre después de la comida que tomarlos para desayunar o merendar. Las frutas son sustituibles por cualesquieras otras que tengas a mano o te apetezcan. 

Ingredientes para 2 meriendas: 
- 1 vaso de leche vegetal
- 3 cucharadas soperas de semillas de chía
- 1-2 cucharadas soperas de cacao puro sin azúcar (yo le pongo 2 pero si no te gusta mucho el cacao ponle 1 porque es bastante fuerte de sabor)
- 10 fresas
- 4 nísperos
- 2 cucharaditas de café de crema de cacahuete sin azúcar
- 1/2 cucharadita de semillas de chía para decorar
- 2 yogures naturales sin azúcar (he descubierto hace pocos estos yogures de oveja que me tienen loca ¡porque saben a yogur!)

Elaboración:
1.- Con al menos 2 horas de antelación (lo idea es que repose toda la noche) mezcla la leche vegetal con las semillas y el cacao en un bote con tapa. Remueve bien y deja reposar 15 minutos en el frigorífico. A los 15 minutos vuelve a remover y deja en la nevera toda la noche. 
Si en cualquier momento que abras la nevera ves que el cacao se ha depositado en el culo del envase, métele un meneo y mezcla bien. 

2.- Al día siguiente coge unos vasos cuqui monos (paso imprescindible o no te saldrá bien;) ) y ponle las fresas bien lavadas y cortadas a la mitad en el fondo. Encima pon 3 o 4 cucharadas de puding. Echa encima el yogur y termina con los nísperos cortados o con la fruta que hayas elegido. De topping ponle una cucharadita de crema de cacahuete y unas semillas de chía. 

Como ves, bien fácil de hacer. Los toppings los puedes ir variando según te apetezca: bayas de goji, pistacho picado, nueces, avellanas, semillas de amapola, muesli, crema de cacao...Ya sabes, a ponerse cuqui-creativo. 


Tiempo: 2 horas de reposo y 15 minutos de elaboración.